Frases Celebres

Frases Celebres de François de La Rochefoucauld

" Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices que en tratar de serlo. "
" No se desprecia a todos los que tienen vicios, pero sí a los que no tienen ninguna virtud. "
" No se elogia, en general, sino para ser elogiado. "
" Es necesario tener tanta discreción para dar consejos como docilidad para recibirlos. "
" Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse. "
" Aunque los hombres se jacten de sus grandes acciones, muchas veces no son el resultado de un gran designio, sino puro efecto del azar. "
" Confesamos nuestros pequeños defectos para persuadirnos de que no tenemos otros mayores. "
" Nunca somos tan felices ni tan infelices como pensamos. "
" Cuando no se encuentra descanso en uno mismo, es inútil buscarlo en otra parte. "
" Es más necesario estudiar a los hombres que a los libros. "
" El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto. "
" La esperanza, no obstante sus engaños, nos sirve al menos para llevarnos al fin de la existencia por un camino agradable. "
" Más traiciones se cometen por debilidad que por un propósito firme de hacer traición. "
" El verdadero valor consiste en hacer uno sin testigos lo que sería capaz de hacer ante todo el mundo. "
" No se debe juzgar a un hombre por sus cualidades, sino por el uso que hace de ellas. "
" Si una persona parece cuerda es sólo porque sus locuras son proporcionadas a su edad y estado. "
" No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay. "
" No hay tonto más molesto que el ingenioso. "
" Hablamos muy poco, excepto cuando la vanidad nos hace hablar. "
" La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogueras. "