Frases Celebres

Frases Celebres de George Sand

" Mis viajes más bellos, los más dulces, los he hecho al calor del hogar, con los pies en la ceniza caliente y los codos reposando en los brazos desgastados del sillón de mi abuela. ¿Por qué viajar si no se está obligado a ello? Es que no se trata tanto de viajar como de partir, ¿quién de nosotros no tiene algún dolor que distraer o algún yugo que sacudir? "
" Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz. "
" ¡Ay del hombre que quiere actuar sinceramente en el amor! "
" Hay que juzgar los sentimientos por los actos, más que por las palabras. "
" El tiempo no duerme los grandes dolores, pero sí los adormece. "
" Los médicos pueden enterrar sus equivocaciones, pero un arquitecto sólo puede aconsejar a su cliente plantar hierba. "
" El pensamiento es el corcel, la razón el jinete. "
" No hay verdadera felicidad en el egoismo. "
" No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego. "
" Nos equivocamos a menudo en el amor, a menudo herido, a menudo infeliz, pero soy yo quien vivió, y no un ser ficticio, creado por mi orgullo. Nos equivocamos a menudo en el amor, a menudo herido, a menudo infeliz, pero soy yo quien vivió, y no un ser ficticio, creado por mi orgullo. "
" El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno. "
" La belleza exterior no es más que el encanto de un instante. La apariencia del cuerpo no siempre es el reflejo del alma. "
" Dios, que muestras nuestras lágrimas a nuestro conocimiento, y que, en su inmutable serenidad, nos parece que no nos tiene en cuenta, ha puesto él mismo en nosotros esta facultad de sufrir para enseñarnos a no querer hacer sufrir a otros. "
" El puro es el complemento indispensable de toda vida ociosa y elegante. "
" He leído en alguna parte que para amarse hay que tener principios semejantes, con gustos opuestos. "
" ¡Dejadme escapar de la mentirosa y criminal ilusión de la felicidad! Dadme trabajo, cansancio, dolor y entusiasmo. "
" La desgracia, al ligarse a mí, me enseñó poco a poco otra religión, distinta a la religión enseñada por los hombres. "
" Nada se parece más a un hombre honesto que un pícaro que conoce su oficio. "
" Dios ha puesto el placer tan cerca del dolor que muchas veces se llora de alegría. "
" Amad. Es el único bien que hay en la vida. "